10 años de Comunidad

Una semana como esta, 10 años atrás,  lanzamos Airbedandfreakfast.com, lo que el mundo ahora conoce como Airbnb. Fue un par de semanas antes de la Convención Nacional Demócrata de 2008 que se realizaba en Denver, Colorado. Se esperaban más de 80,0000 asistentes a la histórica noche de la Convención, pero  los 28,0000 cuartos de hotel de la ciudad estaban tomados. Tuvimos 800 personas registradas como anfitriones y 80 arribos de huéspedes.

Actualmente, nuestra comunidad ofrece más de 5 millones de hogares, en cada uno de ellos, los huéspedes, provenientes de todos los rincones del planeta, pueden sentirse como en su casa en cualquier lugar que elijan alojarse. Hoy, Airbnb tiene más de 300 millones de llegadas de huéspedes en más de 81,000 ciudades en 191 países. Este pasado fin de semana, no fue un fin de semana cualquiera de agosto, sino una de las noches más importantes en la historia de Airbnb: más de 3.5 millones de viajeros se hospedaron en alojamientos Airbnb en todo el mundo.

Sería fácil reducir la primera estadía en Airbnb como solo eso, una estadía más. Pero en realidad en Airbnb brindamos una experiencia. Incluso en nuestros primeros días, nuestro abordaje a las estadías de huéspedes fue tomarlas como una experiencia de viaje de principio a fin. Además de compartir nuestra propia casa en Rausch Street, también compartimos con nuestros tres primeros huéspedes nuestros lugares favoritos de San Francisco, los lugares menos turísticos y no tan conocidos, pero verdaderamente auténticos.

Por esta razón, en noviembre de 2016, lanzamos formalmente el concepto de Experiencias, mágicas y a la medida, impulsadas por personas locales y cuyas reservaciones se hacen a través de nuestra plataforma. Ahora este servicio está presente en más de 800 ciudades del mundo y existen más de 15,000 personas compartiendo sus pasiones, talentos y pasatiempos, desde la fabricación de pasta en la Toscana hasta hacer surfing en Hawai.

En agosto de 2008 la gente pensaba que la idea de que extraños se alojarán en casas de otros era una locura. Vivimos en una era en la que existe mucha división tanto en el mundo virtual como en el real, pero Airbnb está demostrando que la brecha no es tan grande como pensamos. La enseñanza que nos está dejando es que las similitudes son más que las diferencias. Estadísticamente, las personas son en un 99 por ciento iguales y fundamentalmente buenas. De lo contrario, este concepto no podría funcionar.

Cuando más de 2 millones de personas son recibidas y bienvenidas en los hogares de otras personas en una noche cualquiera, se pueden vivir momentos increíbles y hasta extravagantes.  Al celebrar nuestro décimo aniversario, queremos destacar 10 momentos especiales en los que tú -nuestra comunidad- nos ha acercado.

Abriste tu hogar en tiempo de necesidad
Shell Martinez (Anfitriona), Nueva York, EE.UU

La idea de Open Homes (Casas abiertas) provino de una de nuestras anfitrionas, Shell, que nos envió un correo electrónico expresando que quería ofrecer sin cargo sus habitaciones adicionales disponibles a los damnificados por el huracán Sandy.. Consideramos que era una idea magnífica y enseguida dio comienzo un maratón de ingeniería de 24 horas para construir el sistema que hiciera realidad la propuesta.

Desde 2012, más de 11,000 personas de 52 países han ayudado a miles de personas desplazadas, personal de primeros auxilios y refugiados que buscan asilo, a través de nuestro programa de Open Homes.

Salvaste vidas
Javier Artigas (Anfitrión), Montevideo, Uruguay

Javier necesitaba dinero extra para mantener a su familia, por lo que decidió alquilar su espacio adicional en su casa de Montevideo a través de Airbnb. En un reportaje a la cadena BBC, explicó que uno de sus huéspedes fue el conocido escritor argentino Hernán Casciari. Al segundo día de su estadía, Hernán tuvo un ataque cardíaco y necesitaba ser trasladado con urgencia al hospital más cercano. Por fortuna, la esposa de Javier, Alejandra, trabajaba para el Senado uruguayo y pudo organizar una escolta policial para acelerar el traslado. El viaje en vez de 40 minutos, solo tomó 12. Esta acción y la sangre que donaron salvaron la vida de Hernán. Más tarde, ya recuperado y de regreso a su país natal, el escritor dejó a Javier y su esposa esta reseña de cinco estrellas:

Excelente vivienda para huéspedes con propensión al infarto de miocardio. La zona posee comunicación directa con los mejores hospitales de Montevideo. Los anfitriones, Javier y Alejandra, se convierten al instante en ángeles de la guarda y te salvan la vida sin conocerte. Te llevan muy rápido al hospital, en su propio coche, mientras te estás muriendo y después se quedan en la sala de esperas hasta que los médicos te ponen un bypass. No permiten que caigas en depresión ni que te sientas solo, te traen libros para que leas y además no te quieren cobrar los días que te quedás de más en su casa. ¡Muy recomendable!”.

Reviviste la historia
Cathrine (Huésped), Copenhague, Dinamarca

El padre de Cathrine, Jörg, había sido guardia fronterizo de la Fuerza de Policía de Alemania Occidental en el momento más álgido de la Guerra Fría. Desde que se mudó a Dinamarca, antes de la reunificación alemana, nunca había tenido la oportunidad de ver  Berlín como algo diferente más que una ciudad dividida. En su mente, Alemania Oriental todavía era su enemiga. Fue una carga que llevó consigo todos esos años desde que abandonó Berlín. Todo eso cambió cuando Cathrine decidió llevar a Jörg de vuelta a Berlín para que pudiera experimentar la vibrante y unida ciudad en la que se había convertido desde la caída del Muro. Cuando llegaron a su apartamento de Airbnb en Prenzlauer Berg en Berlín Este, se encontraron con Kai, quien les entregó las llaves del mismo. Los dos hombres entablaron una conversación y empezaron a compartir sus historias de vida; rápidamente se dieron cuenta que sus experiencias habían sido muy similares. Tanto Kai como Jörg habían trabajado como guardias fronterizos en el Muro de Berlín. ¿La única diferencia? Kai había sido guardia en el lado este de la pared… y Jörg había estado en el oeste. 

Te movilizaste para compartir tu casa
Peter Kwan (Anfitrión), San Francisco, California, EE.UU

En 2014, la Ciudad y el Condado de San Francisco propusieron nuevas normas para el uso compartido de casas.  El anfitrión Peter Kwan comenzó uno de los primeros Home Sharing Clubs (Clubes de casas de uso compartido), abogando por reglamentaciones claras y justas. Peter fundó The Home Sharers of San Francisco que inspiró el Home Sharers Democratic Club, que es el modelo al que miran todos los clubes de este tipo en todo el mundo.

Actualmente, existen más de 250 de estos clubes alrededor del mundo, en donde los anfitriones apoyan a los negocios locales, hacen voluntariados en sus comunidades y promueven reglas claras y justas para quienes hacen uso compartido de sus casas.

Superaste tus prejuicios y retribuiste a la comunidad
James and In Ja Yates, (Anfitriones), Los Angeles, California, EE.UU

James e In Ja Yates (Anfitriones), Los Ángeles, CA, EE. UU.

James y su esposa, In Ja tienen 80 y 79 años, respectivamente y ofrecen su casa en Los Ángeles a través de Airbnb. Se conocieron en Corea en 1960 y los desafíos que enfrentaron como una pareja de raza mixta en los Estados Unidos los impulsó a hacer de su hogar un refugio para la aceptación. “Creemos que nuestro hogar debe ser un refugio tanto para el amigo como para el extraño”, dijo James. “La Tierra no es más que un solo país”.

In Ja agregó, “Nadie es un extraño. Puedes ser blanco, negro o verde. Ven a mi casa, entra, primero comamos algo y después, hablemos “.

Ellos regalan la comida que les sobra a las personas sin hogar de su vecindario y han donado la mayoría de sus ganancias de Airbnb a una fundación que otorga becas llamada Soul 2 Seoul, que ofrece dinero a estudiantes que promueven la unidad racial.

Te enamoraste
Ben Glass (Huésped), San Francisco, California, EE.UU y Noa Glass (Anfitriona), Tel Aviv, Israel

Ben estaba buscando un lugar en donde quedarse para un viaje a Tel Aviv, Israel y se encontró con la casa de Noa. A Ben le encantaba el espacio e intentó reservarlo, pero Noa, que es música profesional, estaba fuera de vacaciones yhabía olvidado hacer aparecer su apartamento como disponible para reservar, mientras ella estuviera de viaje; por lo tanto, Ben tuvo que reservar en otro lugar.

Como le contaron al sitio de noticias SFGate, cuando Noa regresó y leyó los mensajes de Ben, se sintió “muy apenada por el error” e hizo planes para que se encontraran en una cafetería en Israel antes de que Ben partiera. Los dos se visitaron cuanto más pudieron durante los siguientes dos años, empezaron un romance y finalmente, se casaron en una boda celebrada en – ¡sorpresa! – nuestra oficina en San Francisco.

¡Fuiste anfitrión de algunos lugares muy pintorescos!
Kitty & Michael Mrache (Anfitriones), Burlingame, California, y Frances Conklin & Dennis Sullivan (Anfitriones), Cottonwood, Idaho, EE.UU

Jamás imaginamos que sería posible reservar una casa gigante con forma de beagle o una cúpula en forma de hongo en Airbnb. Kitty y Michael construyeron la cúpula geodésica en forma de hongo en su jardín en Aptos, California. Recientemente, cumplieron su noveno aniversario en Airbnb, son prácticamente los creadores de la categoría de Hogares Únicos en la plataforma. Es uno de nuestros alojamientos más populares, a menudo debe ser reservado con muchos meses de anticipación.

Frances y Dennis son los anfitriones de Sweet Willy, la propiedad gigante en forma de beagle en Cottonwood, Idaho. Le da un nuevo significado a la frase, “ser enviado a la perrera” y ¡claro que los perros son bienvenidos!

Alojamientos ofrecidos en Airbnb:

  • 10,449 casas rodantes
  •  2,194 yurtas
  •  1,403 islas
  •  8,951 casas pequeñas
  • 9,000 barcos
  • 2,194 casas en árboles
  •   183 iglúes
  •   918 tipis
  •   155 molinos de viento
  •   758 cuevas

Encontraste una nueva salida económica
Asociación de Mujeres Trabajadoras por Cuenta Propia (SEXA por su sigla en inglés) (Anfitrionas), Gujarat, India

La casa de Gauriben Brahman se encuentra en la aldea de Bakutra en la provincia de Gujarat. Es una casa de techo de paja con tres habitaciones pequeñas, en las que con esmero se encuentran alineados los catres para los huéspedes, tendidos con sábanas bordadas a mano. Gauriben es una anfitriona de Airbnb que recibe huéspedes de todo el mundo. En un mes en Airbnb ganó más que lo que ganaba en un año de cultivar campos.

Gauriben es una de las muchas anfitrionas que forman parte de una iniciativa creada por la Asociación de Mujeres Trabajadoras por Cuenta Propia (SEWA) y Airbnb para brindar nuevas oportunidades de sustento para los habitantes de las áreas rurales de la India. Desde su lanzamiento a principios de 2016, el número de mujeres participantes en el programa se ha más que duplicado.

Compartiste tus pasiones
Nora Kaitis (Anfitriona), Chicago, Illinois, EE.UU

Si salieras en búsqueda de sirenas, es posible que los Grandes Lagos en Illinois no sean el primer lugar en el que pensarías. Pero para la sirena profesional Nora Kaitis, la idea de llevar las sirenas de los cuentos de hadas a su ciudad natal en Chicago, tenía todo el  sentido del mundo.

En tierra firme, Nora se desempeñó durante dos años como maestra de sexto grado en los Cuerpos de Paz, después trabajó en ventas por internet y se formó como bailarina en Studio L’Amour en Chicago.

Una vez que descubrió la mezcla única de arte y atletismo de Mermaiding, Nora supo que había encontrado su vocación. En el verano de 2016, se asoció con AquaMermaid para abrir la primera y única escuela de sirenas de Chicago. Si bien esta disciplina puede encontrar sus orígenes en los actos de vodevil y el cine clásico de los años 20, 30 y 40, el deporte ha experimentado un resurgimiento en estos últimos años. Hoy en día, el Mermaiding es más que verse bien en una cola brillante. Nora ofrece lo que ella denomina “el entrenamiento más glamoroso de Chicago” y las técnicas que forman el núcleo de las clases de AquaMermaid fueron desarrolladas por un grupo de bailarines profesionales, instructores de fitness acuático y de nado sincronizado, incluido el equipo de la Universidad McGill en Montreal, Canadá.

Viviste en Airbnb
Michael & Debbie Campbell (Huéspedes), El Mundo

En 2012, Debbie y Michael Campbell vivían en Seattle, tenían una casa, un velero y trabajaban en lo que les gustaba. La jubilación apenas estaba en sus planes y a la edad de 58 y 68 años respectivamente, ninguno imaginó que jubilarse significaría seguir su pasión por los viajes a tiempo completo.

Cinco años después, la pareja ha visitado 68 países y más de 200 ciudades y ha pasado más de 1,000 noches en casas de Airbnb a lo largo su  viaje por el mundo. Con casi dos tercios que aún les queda por explorar, dicen que su viaje como “nómadas” apenas comienza.

Hasta la fecha, han dormido en más de 200 camas diferentes, han tenido 55 números de teléfono diferentes desde que salieron de Seattle, y han caminado un promedio de 8,000 pasos por día. Han dormido en literas en un velero en las costas de Italia y hasta en un departamento tallado en rocas en Salzburgo, Alemania. Viajan con muy poco equipaje, después de cuatro años, todavía llevan solo dos almohadas.

Estos momentos son una muy pequeña muestra de las situaciones increíbles que han sucedido en nuestra comunidad en estos últimos 10 años. Y estamos solo en el comienzo de nuestra aventura, estamos ansiosos de ver lo que nos traerán los próximos 10 años.